Sidebar

Acceso

Para acceder utilice su eMail y Contraseña, si aún no tiene su clave de acceso solicítela en el siguiente link: Solicitud de contraseña

  • Slider4 1
  • Slider4 2
  • Slider4 3
  • Slider4 4
  • Slider4 5
  • Slider4 6
  • Slider4 8
  • Slider4 9
  • Slider4 10
  • Slider4 11
  • banner 13

User Rating: 0 / 5

User Rating: 0 / 5

Bachillerato Internacional: El alumno como protagonista del aprendizaje

  • Desde 1982, Santiago College implementa en 3º y 4º Medio el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional, un programa educacional cuya calidad es reconocida por universidades en todo el mundo. Los alumnos deben cursar 6 asignaturas en áreas de conocimiento diferentes junto con un curso de Teoría del Conocimiento, redactar una monografía de hasta 4.000 palabras en un tema de su interés, y realizar durante 18 meses actividades de Creatividad, Acción y Servicio (CAS).
  • La obtención del Diploma del Bachillerato Internacional da a nuestros alumnos la posibilidad de acceder a excelentes universidades alrededor del mundo.

  • Santiago College además implementa los programas del Bachillerato Internacional PEP (Programa de Escuela Primaria) y PAI (Programa de Años Intermedios)

  • Todos los programas del IB fomentan el desarrollo de habilidades comunicativas, el entendimiento intercultural y el compromiso global, cualidades esenciales en el siglo XXI.

Durante la primera mitad del siglo XX, el mundo fue convulsionado por dos guerras mundiales, que llevaron al desplazamiento de diversos grupos de personas, ya sea como refugiados o como parte de los cuerpos diplomáticos y ejércitos de paz que se instalaron en Europa. Muchos se movilizaron con sus familias, y se impulsó el desarrollo de una educación internacional, que juntaba a jóvenes de distintas nacionalidades y culturas, que luego debían retornar a sus países a continuar su educación. Esta educación se vió influenciada por la creación de la UNESCO en 1945, con su visión de la educación como promotora de la paz y el entendimiento intercultural. (Walker, 2011)

En este contexto, se desarrolla a fines de los años ‘60 el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional, en el International School of Geneva, con la cooperación de varios colegios internacionales en otras localidades. La finalidad del programa era proveer una educación de calidad a jóvenes en sus últimos años de estudio escolar y facilitar su reinserción en el sistema educacional de sus países de procedencia. Esta educación debía ser holística y constructivista, desarrollando jóvenes con capacidad de pensamiento crítico y conocimientos aterrizados en el mundo concreto.

Así nace en 1968 el Bachillerato Internacional (IB), como fundación educativa sin fines de lucro, con un único programa: el Programa del Diploma. En 1970, dieron exámenes alumnos en 11 colegios en distintos lugares del mundo, tras haber seguido un programa que incluía 6 asignaturas de diferentes áreas de conocimiento, incluyendo una segunda lengua, un proyecto de investigación, un curso de teoría del conocimiento y un proyecto de servicio comunitario, estructura curricular que se ha mantenido hasta el día de hoy. (Walker, 2011)

El Bachillerato Internacional tiene como misión:

“...formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de contribuir a crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural.

En pos de este objetivo, la organización colabora con establecimientos escolares, gobiernos y organizaciones internacionales para crear y desarrollar programas de educación internacional exigentes y métodos de evaluación rigurosos.

Estos programas alientan a estudiantes del mundo entero a adoptar una actitud activa de aprendizaje durante toda su vida, a ser compasivos y a entender que otras personas, con sus diferencias, también pueden estar en lo cierto.” (IBO )

Santiago College fue el primer colegio de Chile en adoptar el Programa del Diploma IB en 1982. A nivel mundial, solamente 183 colegios habían tomado esta decisión para esa fecha, por lo que SC formó parte de la vanguardia en educación internacional de la época. En estos 30 años, el IB ha sido una parte íntegra y esencial de nuestro proyecto educativo; es así como fue también el primer colegio en Chile en adoptar el Programa de Años Intermedios (PAI), el Programa de Escuela Primaria (PEP), y el primero en tener los tres programas implementados en forma completa.

Perfil de la Comunidad de Aprendizaje del IB y los valores de Santiago College

En el año 2008, el Bachillerato Internacional lanzó un documento cuyo objetivo era plasmar en forma concreta las características que los programas pretendían desarrollar en los alumnos, y que debían ser compartidas por toda la comunidad de aprendizaje que los rodea, incluyendo a profesores, directivos, administrativos y padres, concepto que queda aún más claramente establecido en su más reciente revisión. Este Perfil de la Comunidad de Aprendizaje considera que todos sus miembros deben ser indagadores, informados e instruidos, deben ser pensadores y buenos comunicadores, íntegros y de mentalidad abierta. Deben además ser partícipes en la comunidad global, mostrándose solidarios con los demás, y ser audaces, equilibrados y reflexivos.

Unidos a nuestros 6 valores - responsabilidad, honestidad, solidaridad, alegría de vivir, perseverancia, y respeto - el perfil de la comunidad de aprendizaje del IB da a Santiago College un norte educacional claro y preciso, que sirve para instruir a todos los alumnos desde pre-kinder a IV medio. Nuestros profesores tienen que estar  familiarizados con la pedagogía implícita y explícita del IB, adaptando sus clases y forma de enseñanza de acuerdo a la visión y exigencia de este programa, donde el aprendiz está en el centro del proceso. En las palabras de nuestra Coordinadora Académica, Claudia Rose, “Que este colegio sea IB implica que todas las personas que trabajan aquí deben incorporar este perfil ... El perfil del IB y los valores del Santiago College van de la mano”.     

Tres programas para diferentes edades

Santiago College implementa tres programas IB: el Programa de Escuela Primaria (PEP), el Programa de Años Intermedios (PAI) y el programa del Diploma (DP). Todo el proceso de aprendizaje está centrado en el alumno, circundado por una mentalidad internacional y desarrollado a través de enfoques de aprendizaje y enseñanza que apoyan los procesos de educación holística que caracterizan al IB.

Esta educación holística, que busca inculcar habilidades del siglo XXI en nuestros alumnos, es la que lleva al IB a ser un referente hoy en educación. Los programas del Bachillerato Internacional buscan desarrollar al alumno desde todos los aspectos de su vida - intelectual, emocional, social, físico, creativo y espiritual, basándose en la indagación y experiencias dentro y fuera de las salas de clases, promoviendo desde pequeños una actitud crítica hacia el conocimiento, un espíritu de trabajo colaborativo y de solidaridad (Hare 2010). Los tres programas tienen características comunes, como un componente de servicio a la comunidad y un proyecto final, que permiten al alumno relacionarse con el mundo y demostrar conocimientos y habilidades adquiridas. Por otra parte, forman un continuo educativo, moviéndose desde un enfoque transdisciplinario en el Programa de Escuela Primaria, a un enfoque interdisciplinario en el Programa de Años Intermedios, para finalmente enfocarse en disciplinas independientes en el Programa del Diploma.

Programa de la Escuela Primaria

Partiendo desde una filosofía constructivista del aprendizaje, el Programa de la Escuela Primaria (PEP) busca aprovechar la curiosidad natural de los niños para desarrollar holísticamente conocimientos y habilidades a través de la indagación en seis áreas transdisciplinarias. Estas “unidades de indagación” tratan temas de importancia global y proveen un marco flexible para enfocar, en el caso del Santiago College, las bases curriculares definidas en los programas de estudio del Ministerio de Educación de Chile, borrando las duras líneas de separación entre disciplinas. Así, en cada unidad de indagación los niños abordan temas desde diversas perspectivas, y utilizan el tema central de la unidad para expandir sus conocimientos sobre matemáticas, ciencias naturales y sociales, y desarrollar sus capacidades comunicativas a través del lenguaje, el arte y la tecnología, debiendo aprender al mismo tiempo a conocerse y relacionarse efectivamente con otras personas. En cada unidad se promueve además que los niños tomen acción ante los temas globales que van desenterrando a través de sus indagaciones.

El PEP enfatiza el bienestar social y emocional de los niños, ayudándolos a desarrollar su independencia y tomar responsabilidad por su propio aprendizaje, lo cual queda plasmado finalmente en un trabajo grupal en 5º básico que culmina con una exposición de los proyectos desarrollados.

Programa de Años Intermedios

En la ruta hacia la profundización del conocimiento en los últimos años de educación secundaria, el Programa de Años Intermedios (PAI) lleva a los alumnos a moverse desde el enfoque transdisciplinario ofrecido por el PEP a la comprensión de las relaciones entre disciplinas, y entre éstas y el mundo real. El  PAI aporta nuevamente un marco para el curriculum nacional, estructurado en 8 disciplinas que se entrelazan a través de 5 áreas de interacción (enfoques del aprendizaje, comunidad y servicio, salud y educación social, entornos e ingenio humano) para dar sentido a los aprendizajes y destrezas acumuladas entre 6º básico y 2º medio. Tal como en el PEP, es el alumno el que mantiene el rol céntrico de su propio aprendizaje.

Con un fuerte énfasis en el desarrollo de la independencia y el pensamiento crítico, el PAI ayuda a desarrollar también habilidades comunicativas y de cooperación, y promueve el internacionalismo y el entendimiento intercultural, todas habilidades necesarias para este nuevo milenio. Al igual que el PEP, el PAI culmina con un proyecto pero que en este caso es desarrollado individualmente por cada alumno (Proyecto Personal).

A diferencia del PEP, en el PAI los alumnos comienzan a ser evaluados en cada disciplina en base a criterios específicos. El conocimiento previo de cada uno de estos criterios da a los alumnos una pauta de habilidades y conocimientos esperadas y los ayuda a tener éxito en sus estudios, preparándolos para el programa final del Bachillerato Internacional, el Programa del Diploma.

Programa del Diploma

En 3º medio, los alumnos de Santiago College pueden optar por tomar las asignaturas requeridas para completar el Programa del Diploma. Tras dos años de estudios, en 4º medio pueden optar por dar las pruebas externas que llevan al alumno a obtener el Diploma otorgado por el Bachillerato Internacional, reconocido por universidades en todo el mundo por el desafío académico y desarrollo de habilidades que implica, y por la rigurosidad de su sistema de evaluaciones.

¿Cómo son los alumnos del Diploma? Son personas con capacidad de análisis crítica y reflexión, motivados y perseverantes en su quehacer; saben trabajar en equipo, y comunicar su ideas efectivamente. Tienen conocimientos amplios y profundos, enraizados en una realidad más allá de sus puertas y son capaces de mucho, porque han aprendido a manejar bien su tiempo. Conocen y defienden sus principios, y son solidarios con aquellos que más lo necesitan. Son las personas que construirán un mundo mejor...




User Rating: 0 / 5

Integración sensorial: Cómo trabajar la concentración usando los sentidos

El terapeuta ocupacional y profesor alemán Frieder Haas se ha especializado en el tratamiento de niños con déficit atencional, utilizando una técnica muy diferente a las que se usan tradicionalmente para frenar este trastorno. Un sistema muy sencillo, que tiene como base fortalecer el equilibrio corporal, para potenciar la concentración y la atención en clases.

A principios del mes de marzo Frieder vino a nuestro colegio a mostrar su técnica y a dar algunos consejos prácticos para utilizar en la sala de clase.

La terapia de integración sensorial que él postula parte de la premisa de que además de los cinco sentidos que conocemos (visión, audición, olfato, gusto, tacto) poseemos otros complementarios, como el equilibrio, la propiocepción (a través de las articulaciones, músculos y tendones) y la percepción mediante la piel. Cuando existe alguna alteración en la integración de uno o varios de estos sentidos se puede producir un déficit atencional como consecuencia.

Según el terapeuta, en la mayoría de los casos es difícil determinar el origen de este trastorno, lo que significa que tampoco podemos evitar que suceda. No obstante, se puede apoyar con la estimulación que corresponda en cada caso lo antes posible, de manera de evitar que esto empeore y que el niño y la familia sufran.

Le preguntamos sobre sus técnicas para enfrentar este problema y esto fue lo que nos respondió:

¿El hecho de que niños o adultos presenten problemas de hiperquinesis o déficit atencional tiene relación con la carencia de algún factor en su etapa de desarrollo, es decir, falta de estímulos, desorden de hábitos u otros?

Es una de las posibilidades. También puede ser por falta de oxígeno en el parto, enfermedades durante  el embarazo de la mamá, fumar, consumir drogas o alcohol. Generalmente no se puede identificar la causa.

 ¿Qué consideraciones deben tener los padres en la educación de sus hijos para que esto no suceda?

Si esto fuese falta de estimulación solamente, se podría evitar. Uno nace con este problema, que implica que uno o varios sentidos no se desarrollan automáticamente, por eso se necesita ayuda concreta para desarrollar los sentidos que se quedaron inmaduros.  Mi terapia implica capacitar a los papás también, para que puedan ejercitar con el niño en la casa como corresponde. 

¿En qué consiste la estimulación de la percepción según Frostig? ¿Cómo se trabaja específicamente?

La estimulación a base de la integración sensorial según Jean Ayres y Marianne Frostig consiste en el principio de dejar madurar el sistema nervioso central, que quedó en algunas partes inmaduro.   

¿Qué deben hacer los profesores en la sala de clases frente a este problema?                         

Primero: el profesor tiene que entender la situación del niño. El niño quiere aprender contenidos, pero no puede porque está ocupado con la función (equilibrio, propiocepción, visión, audición). Mayormente se trata de una inmadurez del cerebelo, que tiene que preocuparse de la postura, la tensión automática de la musculatura y la coordinación. Si el cerebelo es inmaduro, el cerebro debe preocuparse de realizar gran parte de ese trabajo (que le corresponde al cerebelo), por lo que gasta la concentración que debe focalizar en los contenidos.

Se consultó a la profesora Jefe del Área Educación Física y Deportes, Javiera Paredes, sobre el aporte de esta charla en su trabajo diario con los alumnos y esto fue lo que nos respondió: “En relación al taller que nos ofreció Frieder Haas, debo decir que fue de suma utilidad para comprender el comportamiento de muchos niños en general. La constante necesidad de moverse o tener un objeto en la mano radica muchas veces en un factor intrínseco del niño, y no mera desmotivación, exceso de energía o poco interés. Las estrategias entregadas han sido utilizadas durante clases, buscando cuál de ellas se acomoda mejor a ciertos alumnos, por lo que considero que este método es una excelente herramienta para todos los educadores y familias”.

Recomendaciones del terapeuta para los colegios:

  • Ofrecer la posibilidad de beber agua fría de una botella en clases (tranquiliza niños, aumenta la atención y mejora el rendimiento).

  • Instalar un mini trampolín en la sala de clase o en el pasillo (saltar aumenta la atención, la memoria, la capacidad de escuchar  y calma el sistema nervioso central. De esta manera, el niño puede participar más tranquilo y atento en clases).

  • Facilitar la posibilidad de moverse en forma dirigida.

  • Para captar mejor su atención, utilizar varios sentidos. Por ejemplo: hablarle y, al mismo tiempo, tocar su hombro y repetir la instrucción.

  • Dejar girar los hombros 10 veces hacia adelante (aumenta la capacidad de leer y escribir).

  • Instalar una mesa más alta, para que pueda trabajar de pie.

  • Tomar asiento en una pelota de pilates (para aumentar la atención y concentración).

  • Permitir que pueda ir al baño para recuperar su concentración.

  • Hacer masajes en los lóbulos de las orejas.

  • Instalar en la sala de clases un balde con agua fría y permitir que puedan mojar sus manos.

    {oziogallery 224}

User Rating: 0 / 5

Método Suzuki:La educación basada en la música forma personas buenas y felices

Su objetivo principal es contribuir en la evolución del aprendizaje natural del niño y lograr un desarrollo integral de éste.

Este método, parte de la base de que el talento musical no se hereda, sino que se educa. Todos los niños pueden llegar a tocar un instrumento a través de la práctica.

Fomentar la educación musical a través del aprendizaje de un instrumento musical desde muy pequeños, es uno de los principios fundamentales del método Suzuki, el cual tiene como objetivo ayudar a los niños a desarrollar sus capacidades como seres humanos mediante la música.

El método Suzuki no solo es un sistema de aprendizaje, sino que es una filosofía de vida que se basa en el respeto al niño como persona. Posee el concepto de que la habilidad musical no se hereda, sino que se educa, se aprende y se desarrolla, es decir -con práctica- todos los niños pueden llegar a tocar un instrumento. También es conocido como Método de la Lengua Materna, pues los niños aprenden a tocar un instrumento musical desde muy pequeños y los padres representan un pilar muy importante en su aprendizaje, dado que deben fortalecer en la casa lo aprendido en clases. A esto se le llama el triángulo Suzuki: alumno- padres- profesor.

Fue creado por Shinichi Suzuki, violinista, educador, filósofo y humanitario, quien resolvió con determinación traer la belleza de la música a las tristes vidas de los niños de su nación, tras los desastres de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, se ha convertido en un movimiento internacional que ha contribuido a la evolución de muchas de las teorías sobre la educación infantil.

A partir de 1989 Santiago College comenzó a adoptar el programa Suzuki con el aprendizaje del violín, pero al ver los excelentes resultados se decidió incorporar el piano y también el violonchelo. Nuestro colegio fue uno de los colegios pioneros en el país en utilizarlo. A raíz de esto, establecimientos como el Monte Tabor, Las Ursulinas, Liceo Victorino Lastarria, El Vergel, entre otros, pidieron asesoría a nuestro Colegio para comenzar a enseñar el método Suzuki a sus alumnos.

Las clases del método Suzuki en el Santiago College se dan dentro de las horas de música, teniendo una clase individual y otra de grupo. En ambas se va desarrollando la memoria, la concentración, se adquiere musicalidad artística y emocional, y la autoestima se eleva. Los alumnos aprenden a socializar a través de la música, se fortalece la amistad, la cooperación y la confraternidad. “Los niños aprenden con alegría su respectivo instrumento, se van contentos de su clase y la confianza que reciben de sus profesoras al escuchar “tú puedes” los motiva a seguir aprendiendo. Adquieren seguridad en sí mismos, pues tocan primero frente a sus compañeros, después a su familia y posteriormente en conciertos”, señaló una de las profesoras a cargo de la implementación de este método en el Colegio, Miss Sara Benites.

El objetivo principal del método Suzuki es ayudar al niño a encontrar la alegría de hacer música, desarrollar la confianza en sí mismo, tener determinación, perseverancia, autodisciplina y concentración. Contribuir en la evolución de su aprendizaje natural, para que finalmente llegue a ser una persona buena y feliz. “El respeto por el ritmo de aprendizaje del niño es una de las características de enseñanza del método Suzuki. El avance de cada niño es diferente, pero todos llegan a una meta y la felicitación es imprescindible. Es por eso que los padres que tienen a sus hijos en el programa Suzuki entienden que solo con actitudes positivas pueden lograr que sus hijos desarrollen todo su potencial”, finalizó nuestra profesora Sarita.