Acceso Familia /
Family Access

Acceso Usuarios

Para acceder utilice su eMail y Contraseña, si aún no tiene su clave de acceso solicítela en el siguiente link: Solicitud de contraseña

  • slideADMPREKINDER
  • slidesolidaridad
  • slide alegria
  • slide honestidad
  • slide perseverancia
  • sliderespeto
  • sliderespondabilidad

El ex alumno SC ha desarrollado una importante incursión en el mundo empresarial, acumulando algunos fracasos, pero también muchas victorias, entre las cuales se encuentra Cuponatic.com, que sin duda es la más importante de todas. Esta empresa de descuentos online ha crecido en forma pujante en el último tiempo, dejando a Tomás en la cima de su carrera a sus cortos 33 años. 

Su apretada agenda laboral lo tiene de reunión en reunión, conectado al mail en forma permanente, asegura.y pegado al teléfono, del cual no puede separarse ni por un segundo, debido a que es el medio que lo mantiene informado de todo lo que sucede en las diferentes empresas que dirige. Es que cuando uno es su propio jefe se trabaja el doble –cuenta Tomás-, pero también “se pasa mucho mejor”.

 

Tomás Bercovich lleva el emprendimiento en las venas. A su corta edad acumula cuatro desafíos empresariales en el cuerpo, teniendo éxito solo en el tercer intento. Sus primeros fracasos fueron muy fructíferos -dice-, le enseñaron a capitalizar sus aprendizajes y a entender que las derrotas son parte de la victoria. “Uno aprende a manejar los momentos malos, se empieza a perder el miedo y a comprender cómo funciona la cosa. Creo que las frustraciones no se van a terminar nunca, son parte del juego y al final depende de cómo uno las maneje”, afirmó.

Tomás egresó del Santiago College el año 2000. Es ingeniero civil de la Pontificia Universidad Católica, con estudios en la Universidad de Warwick en el Reino Unido y graduado del programa ECLA de la Universidad de Columbia, Estados Unidos. Actualmente, es dueño de Cuponatic.com, empresa que ofrece descuentos en diferentes productos y servicios, con presencia en ocho ciudades importantes de Chile y en tres países de Latinoamérica: México, Perú y Colombia.  Además, es director de Forex Chile, compañía del rubro financiero que brinda diferentes alternativas de inversión; y de Zhetapricing, que provee y desarrolla soluciones integrales de revenue managment, orientadas a la maximización de ingresos. Todos estos logros lo hicieron merecedor del premio Joven Emprendedor 2008, otorgado por el Diario Financiero y Endeavor, y de la distinción Joven Exitoso 2011, concedido por el mismo periódico junto a Audi.

Según Tomás, la disciplina, la perseverancia, el elevado nivel de exigencia del colegio y el excelente inglés fueron los ingredientes que lo llevaron al éxito. Pero, ante todo, asegura que el principal secreto es hacer lo que le apasiona, porque “cuando uno hace lo que le gusta lo pasa bien, se motiva y lo hace bien; y al hacerlo bien lo más probable es que también le vaya bien, al final es un círculo virtuoso”, afirmó.   

 - ¿Cuáles fueron los valores entregados por el colegio que más te han servido en tu vida profesional y personal?

- Te diría que la disciplina, principalmente. El colegio era bien estricto en ese sentido, tanto desde la vestimenta a los trabajos. Eso en el mundo laboral ayuda harto, porque es poca la gente que cumple, la que se compromete con algo y de verdad lo cumple, y yo creo que en ese aspecto el colegio forma muy bien.

Otra cosa que me encanta del colegio es la diversidad y la tolerancia. Hay católicos, judíos protestantes, personas que no creen en nada y todos somos iguales, todos compartimos por igual. Quizás, cuando estás en el colegio eso no se valora tanto, pero después uno se da cuenta que hay gente que estudió en colegios más religiosos que no tienen esa tolerancia. Yo soy judío y en la universidad, cuando contaba que yo era judío, muchos me miraban con cara de “cómo vas a ser tú judío”, como si nunca hubiesen visto un judío en su vida.

- ¿Cuáles son los mejores recuerdos que tienes de tu etapa escolar?

- El año de senior fue muy entretenido. En mi época nos dejaban salir a almorzar afuera y todos los eventos que se hacían en el colegio eran muy entretenidos: la semana del colegio, todas las ceremonias de fin de año, la graduación, todo. El viaje de estudios, a pesar de que mi generación fue la última en ir al norte de Chile en vez de a Washington, igual lo pasamos muy bien. Todos los eventos deportivos, los campeonatos, los partidos de los sábados, eso lo rescato mucho del colegio. Desde la disciplina que te da el deporte hasta el hecho de compartir con otros colegios, conocer gente, etc.

- ¿Qué herramientas entregadas por el colegio son las que más te han aportado en tu carrera profesional hasta hoy?

- El inglés, de todas maneras. A mí me toca viajar e interactuar harto, sobre todo con gente en Estados Unidos, y la verdad es que son pocas las personas en Chile que logran el nivel de inglés que tenemos nosotros, que te da el colegio y eso ha sido fundamental.

- La parte de matemáticas también me ayudó mucho. El nivel de matemáticas del SC es muy superior al de los otros colegios. Entrando a la universidad estábamos muy por sobre la media y eso también te estructura la cabeza y creo que agrega valor.

- ¿Cómo definirías a los alumnos que egresan del Santiago College? ¿Cuál crees que es su sello, o las principales características que los hacen diferenciarse?

- En general es gente tolerante, con un buen balance entre disciplina y capacidad, sabemos hacer un poquito de todo. Creo que un alumno del Santiago College es capaz de moldearse, de aportar valor y de interactuar en distintos escenarios. Está preparado en todos los ámbitos.

- ¿Qué es lo que más valoras y agradeces del SC?

- Mis amigos. Mis amigos de la vida son los del colegio, los veo todas las semanas, hablo siempre con ellos. Eso es algo que se da en todas las generaciones, también lo veo en mis hermanos más chicos, que son muy amigos de sus amigos, todos tenemos una relación muy cercana.

- Hoy nos cambiamos de casa, pero no de colegio, ¿cuáles crees que son esas raíces que en la nueva casa no se deben perder?

- Una de las gracias que tiene el Santiago College es que es un colegio de tradiciones, creo que esa es la base, desde las ceremonias, los días del colegio, el deporte, etc. Creo que las tradiciones son las que lo definen. Al final, es un colegio con un montón de historia y eso hace que sea cada vez mejor. Si se mantiene vivo es por algo y ese tiempo sirve para ir mejorando, arreglando cosas e ir optimizando todo, desde la educación, los procesos, etc.