Acceso Familia /
Family Access

Acceso Usuarios

Para acceder utilice su eMail y Contraseña, si aún no tiene su clave de acceso solicítela en el siguiente link: Solicitud de contraseña

  • nuevo slide1
  • nuevo slide2
  • nuev slide3

Luego de más de trece décadas formando personas y de haber pasado por tres siglos de historia, el SC se perfila como un referente en la educación del país. Un colegio con mirada al futuro, que progresa y que es capaz de ir liderando los avances que van sucediendo en Chile y en el mundo en materia educacional. 

Miles de anécdotas, recuerdos y experiencias se pueden contar en 135 años de vida. 135 años que han formado a cientos de generaciones y a miles de personas, las cuales han mantenido vivo el espíritu del Santiago College hasta la actualidad, sin perder jamás los principios bajo los cuales fue fundado en 1880: entregar una educación de vanguardia y excelencia académica.

Esta centenaria institución cumple hoy una edad a la que muy pocos colegios chilenos han logrado llegar. Esto, gracias a que ha sabido caminar de la mano con el progreso que se ha ido dando, tanto en la sociedad chilena como en la educación del país. Para lograrlo, se han llevado a cabo una serie de transformaciones; el traslado del colegio a la calle Los Leones fue el primer gran cambio que tuvo que materializarse, dado que el edificio y los equipamientos de Agustinas ya no satisfacían las necesidades de una educación a la altura de los estándares norteamericanos, como así lo exigía la misión del colegio. En la actualidad, el campus de Los Trapenses es la continuación de su misión fundacional, la cual permanentemente debe estar actualizando su quehacer. “Estos nuevos edificios acogen nuestro Alma Mater y permiten que éste perdure y guíe a nuevas generaciones, identificado aquello en el Evergreen Chain de nuestra ceremonia de graduación”, explicó la presidenta del Consejo Superior del Colegio, Sra. Colette Saieg.  “El nuevo edificio es un gran logro para crear un ambiente sano y estimulante para los alumnos, pero no representa un cambio en la misión del colegio. La misma motivación que llevó a la construcción del campus de Los Leones en su momento fue la que impulsó el traslado a Los Trapenses: cambios demográficos, crecimiento de la ciudad y la búsqueda de una instalación apropiada para la formación intelectual, personal y física de los estudiantes”, recalcó el presidente del Board of Trustees, Sr. David Valenzuela.   

Durante su larga trayectoria el Santiago College ha destacado por su educación bilingüe y de alto nivel. Más aún, en los últimos años ha logrado “consolidarse como un referente en la educación chilena, fortalecerse como un gran embajador de los programas del Bachillerato Internacional y demostrar que puede cumplir con rigurosos programas académicos, nacionales e internacionales, con éxito”, enfatizó la directora, Sra. Lorna Prado Scott. En este contexto, el hecho de estar acreditado por importantes organismos internacionales como NEASC, CIS y IB implican que deba estar permanentemente evaluando y perfeccionando su proyecto educacional. 

En cuanto al plano humano, David Valenzuela recalcó que “el SC tiene como objetivo la formación de personas en todas sus dimensiones, no solo en su capacidad académica, sino que también como miembros de una comunidad local y nacional, preocupados por los valores y la solidaridad”. Esto puede verse reflejado en las palabras del Senior President, Martín Cañas, quien señaló que “el colegio nos entrega herramientas para poder desarrollarnos en cualquier parte o área de la vida. Como personas íntegras creo que el SC se centra en formar a los mejores alumnos”. 

Sello indeleble

En la época en que el profesor del ramo de Economía del IB, Gastón Jara, hacía clases en la Universidad de Chile observaba la gran capacidad reflexiva y crítica que tenían los alumnos que habían egresado del Santiago College. “Se caracterizaban por ser estudiantes con pensamiento propio, independientes, con capacidad de exigir elevados estándares de calidad y muy dispuestos a darlos también; atributos que se observan hasta el día de hoy”, recalcó el profesor. Son personas perseverantes, con mucha confianza en sí mismas y que tienen una gran capacidad para superar los obstáculos que les va presentando la vida. Estudiantes con mentalidad abierta, que saben sacarle provecho a la diversidad cultural y social.  

Desde sus inicios el Santiago College ha enfatizado en su rol de formación de personas que puedan aportar positivamente al país, con una cultura intrínseca de ayuda social, de trabajar por y para el otro; preocupadas del bien común y de los grandes temas, como la protección del medio ambiente y la construcción de una sociedad más justa y equitativa. Todos estos atributos han perdurado a través de los años pese a los cambios físicos que ha tenido el colegio, dándole al Santiago College el sello tan característico que posee. Tal como lo señaló Emilio Véliz, uno de los auxiliares más antiguos en el SC, “los colegios están formados por personas. Uno se encariña con las personas antes que todo, porque la construcciones quedan”. Es así como “el Santiago College ha tenido y podrá tener distintas locaciones físicas, tal como han sido las instalaciones en calle Agustinas, avenida Lota y la actual de Camino Los Trapenses. En cada una de ellas sus valores han estado vigentes y han trascendido a través de las generaciones que han tenido el privilegio de educarse en este establecimiento”, enfatizó Colette Saieg. 

Un colegio del siglo XXI 

Hoy en día, el colegio se propone potenciar en toda su magnitud su proyecto educativo con el nuevo campus de Los Trapenses. Un edificio que ha permitido integrar las instalaciones académicas y de formación física en un solo lugar, ofreciendo un ambiente inspirador y una infraestructura acorde a las necesidades académicas, deportivas y medioambientales que favorecen el desarrollo armónico de los alumnos. 

En opinión de la directora, “el edificio de Los Trapenses demuestra que éste es un colegio de grandes raíces, que avanza con los tiempos, que no se queda atrás. Está construido de tal manera de que nos da la posibilidad de poder incluir a futuro cualquier otra variante educacional que sea necesaria”, señaló. 

La excelente iluminación que posee, sus amplios espacios, sus extensas áreas verdes, sus perspectivas y sus modernas instalaciones son factores propicios para desarrollar un proyecto educacional de vanguardia y con visión de futuro, donde la innovación y la tecnología puedan estar presentes durante todo el ciclo educativo. “El nuevo campus también simboliza creatividad y preocupación por el medio ambiente. Al igual que el edificio de los Leones en el año 1932 representó un gran avance en el ambiente educacional para la época, el nuevo edificio ha creado un espacio propicio para la formación de las nuevas generaciones de estudiantes. Un lugar donde sea posible fomentar mentes curiosas y críticas, capaces de reconocer la necesidad de explorar nuevos paradigmas”, recalcó el presidente del Board of Trustees, David Valenzuela. 

En este contexto, tal como dijo el profesor Gastón Jara, no hay que prefijar lo que va a pasar, sino que hay que tener la capacidad de flexibilizar el currículo según lo que esté ocurriendo en el país y en el mundo. “No nos olvidemos que de aquí saldrán personas que van a dirigir esta nación, por lo tanto, la clave es mantener siempre una relación de vanguardia con la sociedad, ser un colegio que empuja los cambios desde una perspectiva más analítica. Pienso que Los Trapenses es reflejo de eso y creo que en este lugar el colegio podrá estar otra centena de años”, finalizó.   

 

{oziogallery 383}