Acceso Familia /
Family Access

Acceso

Para acceder utilice su eMail y Contraseña, si aún no tiene su clave de acceso solicítela en el siguiente link: Solicitud de contraseña

  • Slider4 1
  • Slider4 2
  • Slider4 3
  • Slider4 4
  • Slider4 5
  • Slider4 6
  • Slider4 8
  • Slider4 9
  • Slider4 10
  • Slider4 11
  • Slider4 12
  • banner 13

  • *Esta línea de tiempo está basada en el libro “125 Años de Historia” escrito por las ex alumnas Denise Baumgarten Muñoz y Carolina Rutllant Feliú.

    1880: “La Fundación”

    La apertura del SC se produjo en un momento decisivo en la historia de Chile y específicamente de la mujer chilena. El país se encontraba en plena Guerra del Pacífico, por lo que muchas mujeres tuvieron la obligación de reemplazar a los hombres en distintas actividades.

    El 1° de julio de 1880 comenzó el arriendo de una casa en el número 17 de la calle Vergara, por mil pesos al año. Una construcción de tres pisos, con espaciosos jardines y patios de juegos, que sería el lugar de origen de un colegio fundado por misioneros metodistas norteamericanos y que pondría la primera piedra a una educación de vanguardia, libre de influencias religiosas y con un alto nivel de exigencia académico. Los principios que guiaban a los fundadores y maestros del Santiago College radicaban en que "todo sistema de educación debe desarrollarse y ejercitar las naturalezas físicas, intelectuales y morales, con el fin de preparar a la juventud para importantes responsabilidades de vida como ciudadanos de Estado, como miembros de las comunidades sociales, políticas y comerciales, de la familia y del hogar, y como sinceros adoradores de Dios".

    El Santiago College fue fundado el 1° de octubre de 1880 con el apoyo y supervisión del Board of Foreing Missions of the Methodist Episcopal Church. Tal como dice la constitución del colegio, “el propósito es ofrecer a las niñas y mujeres de Chile una educación cristiana, pero sin sectarismo, y alcanzando los más altos ideales de la educación”. Además, desde un principio el SC fue absolutamente bilingüe, fomentando que profesores y alumnos hablaran a toda hora en inglés. Este idioma era considerado por sus fundadores como “la verdadera llave de oro de la educación moderna”. img1

    A pesar de la campaña publicitaria y de todo el esfuerzo realizado por su organizador, Ira Haynes La Fetra, el colegio comenzó las clases el 4 de octubre con solo siete alumnas y en su mayoría hijas de extranjeros.

    Cuando el colegio abrió sus puertas, escandalizó a la sociedad santiaguina con sus clases de gimnasia femenina. Fue difícil convencer a los padres de los beneficios que estas “modernas prácticas” traerían a la salud, pero sus fundadores se mantuvieron firmes y fieles a su misión de marchar a la vanguardia en el sistema educacional chileno.

    Otra innovación que causó revuelo durante la apertura del colegio fue el kindergarten. El revolucionario sistema de educación para pequeños creado por el insigne educador alemán Friederick Von Froebel, y que fue instaurado por primera vez en el país. Este sistema pretendía sacar el mayor provecho de los primeros años de vida del niño, cuando su mente es mucho más amoldable y entrenable para construir cimientos de su futura educación.     

    1881: “Primera infancia: un periodo difícil”


    Los primeros años fueron tiempos muy difíciles, de grandes esfuerzos y sacrificios. En primer lugar, los profesores escaseaban, por lo que la carga de trabajo para los que había era muchas veces excesiva. Además, mantener el edificio de la calle Vergara era muy costoso y tampoco poseía las comodidades necesarias para instalar el tan anhelado internado.  

    Por otro lado, la tolerancia religiosa que propiciaba el colegio era considerada como una amenaza por las familias tradicionales chilenas, ya que que iba en contra de las costumbres de esa época.  No obstante, todos estos obstáculos hicieron que los fundadores del Santiago College tomaran con fuerza el nuevo desafío, lo que pudo verse reflejado en marzo de 1882 con el considerable aumento del número de alumnas. Esto hizo necesario trasladarse a un edificio más grande ubicado en el número 219 de la Alameda de las Delicias.


    1887: “Edificio propio”


    En 1886, el Transit and Building Fund Society (Sociedad de Fondos para Viajes y Construcciones), que había formado el obispo William Taylor para el pago de transporte de profesores y misioneros , y que estaba a cargo de la dirección del colegio, adquirió un terreno por 35 mil pesos para construir un nuevo edificio que se ubicaría en Agustinas con Brasil. El edificio, que albergaría al SC por 45 años, se inauguró al comenzar el año escolar en 1887 y, según documentos de la época, era el mejor establecimiento para mujeres en cuanto a modernidad, espacio y equipamiento.

    Además de lujosas instalaciones para los dormitorios del internado, el nuevo edificio tenía un enorme comedor, salas de clases amplias e iluminadas y dependencias especiales para música y pintura.

    Siete años después de su fundación, el colegio contaba con 184 alumnos, en comparación con los siete de sus inicios. Entre ellas se encontraban las hijas del ex presidente Aníbal Pinto, los hijos del ex presidente Manuel Balmaceda, así como también, los hijos del capitán Arturo Prat y cuatro nietos del ex presidente Domingo Santa María.

    La consolidación del colegio para señoritas fue provocando una muerta paulatina del colegio de hombres, el cual fue cerrado por completo en 1884 por el matrimonio La Fetra.

    1904: “Despedida de los padres fundadores”

    A comienzo de 1904 Adelaide Whitfield anunció su partida a Estados Unidos junto a su marido Ira La Fetra. A pesar de que era un viaje voluntario, se le hacía difícil dejar su labor en el colegio, donde había trabajado por más de 20 años y visto crecer desde sus orígenes. En su carta de despedida, Mrs. La Fetra reafirmó los puntos centrales que le dieron fama al Colegio en todo el periodo en que fue directora y que quedaron grabados para siempre en la memoria de las alumnas: excelencia académica, formación moral, enseñanza de vanguardia, profesores altamente calificados, gimnasia obligatoria y bilingüismo.  

    1920: “Miss Swaney y la transición”

    Desde la partida de Mr. Y Mrs. La Fetra aires de nostalgia corrían por los pasillos. El colegio había perdido el impulso de sus primeras décadas junto con el carisma que le imprimieron sus fundadores durante los años que permanecieron en Chile. La dirección del establecimiento cambió varias veces de manos, lo que en muchas ocasiones no fue beneficioso para el SC.

    Desde 1915 hasta los primeros años de la década del 20, el colegio sufrió muchos cambios no exentos de conflictos y dificultades. Si bien esto no se reflejaba en la cantidad de matrículas, que iban en aumento, el prestigio que el SC alcanzó en tiempos de los La Fetra se desvanecía lentamente. Fue en ese momento cuando llegó a Chile quien sería una de las protagonistas en la historia del Santiago College.

    Mary Firebaugh Swaney había quedado viuda luego de que su esposo muriera fulminado por un rayo. Con 28 años y devastada por la tristeza esta profesora, titulada en Wesleyan College se embarcó a Sudamérica para rehacer su vida.

    “En un día frío de julio del año 1920, Mrs. Mary F. Swaney llegó a Chile. Han pasado 20 años y todavía puedo ver su encantadora sonrisa  cuando nos saludaba a todas y hablaba de nuestra linda ciudad y de nuestras hermosas montañas, en vez de quejarse de la humedad y del frío. Y así ha sido desde entonces, siempre buscando lo mejor de las cosas y de la gente, ayudando a todos a dar lo mejor de sí mismos”, describió una de sus alumnas en el College Mirror, el diario estudiantil que tenía el colegio en esa época.

    La colonia norteamericana residente en Santiago estaba orgullosa de ella y las ex alumnas se sintieron motivadas a volver a su Alma Mater  después de permanecer mucho tiempo alejadas.    

    Mrs. Swaney fue considerada como la directora de transición, porque de su mano el SC dio el paso más grande de su historia: se trasladó a un nuevo y moderno edificio ubicado en la calle Lota con avenida Los Leones.

    1925-1930: Elisa Parada de Miguel

    Elisa Parada de Miguel, miembro de la promoción de alumnas de 1893, fue la principal benefactora del nuevo establecimiento ubicado en la calle Los Leones. Como regalo de matrimonio, su esposo, el filántropo norteamericano Moses Miguel, le ofreció patrocinar un proyecto en Chile. Ella viajó desde Nueva York a su país natal y escogió darle nuevos aires a su querido Santiago College.

    El colegio debía mudase hacia el sector oriente de la ciudad, donde estaban ubicados los nuevos barrios residenciales. Además, los edificios y el equipamiento de Agustinas ya no satisfacían las necesidades de una educación de vanguardia a la altura de los estándares norteamericanos. “Mr. Miguel está de acuerdo. Tendremos el mejor colegio de Sudamérica. Deberá ser el ejemplo de la mejor educación ofrecida en Norteamérica… envío desde ya 20 mil dólares como demostración de mi compromiso con el proyecto”, escribió entusiasmada en su regreso a los Estados unidos.

    Según los planes, el colegio tendría salas de clases para 500 alumnas y un internado para 150 niñas, biblioteca, salas de música, laboratorios modernos de física y química, un departamento completo para economía doméstica, gimnasio, jardines espaciosos y facilidades para la práctica de deportes al aire libre.

    Gracias a la donación de Elisa Parada actualmente los exalumnos del Santiago College son en parte herederos de esta institución.  El estatuto señala: “Terminada la Fundación –por cualquier motivo- sus bienes pasarán a la corporación denominada Santiago College Alumni Association, la cual, de común acuerdo con el Board of Trustees of Santiago College, le dará una finalidad semejante a la de la Fundación”. 

    1930: “El cincuentenario y la construcción”

    El 1° de octubre de 1930 el colegio cumplió sus Bodas de Oro. La fiesta del cincuentenario comenzó con una ceremonia donde la directora, Mrs. Swaney, presentó oficialmente la bandera del Santiago College donada por Elisa Parada de Migel. Era de color celeste y en el centro tenía el símbolo de la educación: una mujer sentada en un trono, coronada con laureles y rodeada de libros. Alrededor de ella se bordó el lema: “La Educación Ennoblece”.

    Desde ese día la bandera ha estado siempre presente en todas las ceremonias del colegio, convirtiéndose en un emblema para todos los ex alumnos y futuras generaciones.

    La celebración duró tres días y la ceremonia más importante se realizó el 3 de octubre en el terreno de Providencia, donde se puso la primera piedra del nuevo colegio en la calle Lota. Al evento asistieron el Presidente de la época, Carlos Ibáñez del Campo; el ministro de Educación, general Bartolomé Blanche; los embajadores de Estados Unidos y Gran Bretaña y otros diplomáticos.  
    img2La construcción del imponente edificio del Santiago College fue complicada y estuvo llena de dificultades que arrastraron por más de un año y medio. Se contrató a la oficina de arquitectos de Josué Smith Solar y su hijo José Tomás Smith Miller, quienes formaban la dupla más prestigiosa de ese entonces y poseían la mayor experiencia en construcción de establecimientos educacionales. Se escogió el estilo arquitectónico colonial español del siglo XVI, con algunas modificaciones como ventanas más grandes y otros agregados modernos.
     

    1933-1960: “El rectorado de Elizabeth Mason”

    “Qué Dios las bendiga a cada una de ustedes y, como siempre, guarde al colegio en su amor”. Con esta frase Miss Elizabeth Caton Mason finalizaba cada una de las ceremonias que presidía. Dirigió el colegio durante 27 años y supo inspirar a las jóvenes a preservar en los valores que han guiado la institución desde su fundación.   

    img3

    Elizabeth C. Mason se formó como educadora y profesional en Estados Unidos y en Europa. Se tituló en la A. B. Goucher College para señoritas en Maryland, también había cursado estudios en el Teachers College de Columbia University en Nueva York, obteniendo el diploma de Masters of Arts. En esta última universidad se especializó también en “educación moderna para la juventud”, convirtiéndose en una verdadera autoridad en la materia.

    Para muchos, la época de oro del colegio comenzó con su llegada en 1933. Ella con su empuje y determinación consolidó el prestigio del SC entregándole su propio espíritu. Durante el periodo en que duró su dirección, el Santiago College creció y llegó a ser considerado como uno de los establecimientos más importantes de Chile en la educación para niñas.

    Miss Mason siempre trabajó para convertir al colegio en un establecimiento de excelencia. Uno de sus grandes aciertos fue adaptar la educación del SC a la modernidad y al progreso para favorecer a las mujeres. Asimismo, le dio gran importancia a la cultura. Traspasó sus conocimientos de historia, teatro, literatura y artes al alumnado, y reclutó a las mejores profesoras de canto, baile y drama.  Elizabeth consiguió que las señoritas del SC fueran conocidas en todas partes por su gran cultura.

    img4

    En el plano religioso, Miss Mason le dio al SC la apertura y tolerancia de credo que goza hasta el día de hoy. Para las ceremonias invitaba a representantes de todas las iglesias porque para ella lo más importante eran los valores del colegio, que no eran exclusivos de ninguna religión.

    Sin duda, Elizabeth Mason dejó una huella indeleble en el corazón de todas las generaciones que egresaron del SC. Muchas de las tradiciones del colegio que perduran hasta hoy, como el Last Chapel y la ceremonia del Commencement con los caps and gowns y el evergreen chain, fueron ideas de ella.

    1972: “El colegio mixto”

    El Santiago College abrió sus puertas a los hombres en marzo de 1972 y se inició así un nuevo periodo en la historia del colegio. Los primeros alumnos ingresaron ese año desde prekinder a cuarto básico y la primera promoción mixta se graduó al cumplir el colegio 100 años de existencia en 1980. 

    Es importante recordar que en 1881, los fundadores abrieron una sección para hombres en un edificio contiguo. Pero ésta funcionaba en forma independiente del colegio para niñas y cerró años después a raíz de las diferencias que se produjeron entre Ira La Fetra y Fletcher Humphrey, director del colegio masculino.

    El colegio mixto trajo una serie de repercusiones y en un comienzo fue difícil adecuar los espacios y la mentalidad de todos los involucrados. Los profesores que estaban acostumbrados a educar solo a mujeres solían referirse al grupo en femenino y debían corregirse rápidamente. Asimismo, se siguió hablando de las “ex alumnas” durante un tiempo, aún después de la incorporación de varios ex alumnos al Alumni. Pero, en definitiva, el cambio fue positivo.

    En una entrevista publicada en el Alumni News en 1984, Rebeca Donoso, directora del SC ese entonces, opinó acerca de la incorporación de los hombres: “Se supone que vivimos en una sociedad mixta en la que coexisten hombres y mujeres en forma natural. El colegio mixto educa mejor a los niños para el futuro, enseñándoles hábitos de convivencia que les servirán toda la vida”, señaló.

    1980-1985: “El centenario y el terreno en los Trapenses”

    El centenario del SC fue recibido con alegría y emoción por la comunidad, no solo por la cantidad de años que cumplía la institución, sino porque coincidía con que la dirección del colegio estaba en manos de una ex alumna, Rebeca Donoso Palacios, clase de 1959, formada bajo las enseñanzas de las directora Miss Elizabeth Mason.

    A comienzos de esta década el edificio de Los Leones comenzaba a verse limitado para la cantidad de alumnos y no tenía más espacio para donde crecer. Además, por el hecho de ser mixto, necesitaba un espacio más amplio para la práctica de los distintos deportes. Ante esta realidad se inició una búsqueda por un terreno más adecuado.

    El 29 de octubre de 1985 se firmó una promesa de compraventa entre los monjes Trapenses y la Fundación Educacional Santiago College, por un terreno ubicado en la continuación de Lo Curro. El sitio era tres veces más grande que el tamaño del de Los Leones y fue adquirido con el compromiso de que en un plazo de 20 años se construirían allí canchas para deportes y salas de clases.

    El desafío entonces era construir el colegio del siglo XXI, pero sin perder la tradición y el sello del Santiago College. Los arquitectos decidieron rescatar elementos del pasado y a la vez responder a las necesidades del nuevo siglo, incorporando todos los avances tecnológicos necesarios para implementar los más modernos sistemas de educación. La tradición del SC quedó representada por tres elementos que se encontrarían en el acceso del nuevo colegio: un Rose Garden, el arco de la entrada y la fachada que tiene el mismo carácter monolítico del claustro que da hacia la calle Lota.
     

    2014: “El Santiago College del siglo XXI”

    Con el inicio del siglo XXI comienza un periodo de trascendentales cambios en el SC y quien  tendrá un rol protagónico en esta nueva etapa es la directora designada por el Consejo Superior en noviembre de 2004, la ex alumna Lorna Prado Scott, hija de la recordada profesora Lorna Scott.

    “Loly” como la llaman sus cercanos, se tituló de Profesora de Enseñanza Básica con mención en Inglés y Educación Física de la Universidad de Chile. En 1979 obtuvo una beca en Educación y Deporte y partió rumbo a Alemania donde vivió por un año. Además, tiene un Magíster en Administración y Gestión Educacional y en 1999 fue acreditada por la International Baccalaureate Organization (IBO) como instructora del Primary Years Program (PYP) para dictar talleres en Norteamérica y Latinoamérica en el ámbito de la educación.

    Lorna Prado se fijó importantes metas al ser nombrada directora del Santiago College. Su primera prioridad fue la construcción de un plan estratégico, en conjunto con el Consejo Superior, para definir el lugar físico donde se encontrará el colegio durante los próximos 100 años: el terreno de Los Trapenses. “El colegio necesita nuevas instalaciones donde podamos contar con mayores avances tecnológicos, más áreas verdes, lugares de esparcimiento, estacionamientos, accesos y escapes más seguros”, explica Lorna.

    Es así como, el miércoles 8 de Mayo de 2013 se inauguró el nuevo plantel educacional. Un proyecto arquitectónico de vanguardia, que valida el pasado, pero que mira hacia el futuro conservando la tradición.

    img6

    La ceremonia contó con destacadas autoridades del colegio, tales como la presidenta del Consejo Superior, Colette Saieg; Arturo Valenzuela, miembro del Board of Trustees ; la directora, Lorna Pardo Scott; entre otras personalidades.

    “From us to those who follow us: una herencia llena de responsabilidades que, protegidos por estos nuevos muros, dejan la inmensa tarea de avanzar con la memoria intacta de la historia, con la brújula perfecta del presente y -por sobre todo- caminar hacia el futuro apoyados en las raíces profundas del legado del Santiago College. Aquellas raíces que no se cortan y que no se transan, pero que sí se traspasan de generación en generación, a través de los siglos y sin perder el alma mater”, enfatizó Lorna Prado Scott en el discurso de inauguración de este nuevo edificio, que será la nueva casa del colegio del siglo XXI.

    Otro de los objetivos primordiales para esta nueva directora es enfatizar la importancia de los valores que el SC ha inculcado a sus alumnos a través de su larga trayectoria: responsabilidad, honestidad, respeto, tolerancia, integridad, lealtad, cortesía, solidaridad, liderazgo, compromiso con un alto nivel académico y alegría de vivir.

    Poseedora de un profundo amor por su colegio, Lorna quiere enfatizar las tradiciones y raíces del SC. Su visión vanguardista es uno de los pilares fundamentales que la ayudarán a mantener la excelencia académica que ha perdurado en el Santiago College desde que se fundó y que lo han situado entre los líderes de la educación chilena.

    Han pasado más de cien años desde que Ira y Adelaide La Fetra emprendieron el desafío de fundar el SC y llevarlo a ser el colegio de excelencia que es hasta hoy. El correr de los años y el desarrollo de un mundo más globalizado, competitivo y tecnológico no han sido obstáculos para seguir entregando los más altos ideales de la educación, una formación cristiana, pero sin sectarismo, y una enseñanza bilingüe marcada por firmes valores y principios.  

  • Las ceremonias del SC forman parte de una tradición que ya tiene más de un siglo de historia, y dan un sello especial al espíritu del Santiago College. Se caracterizan por su formalidad, y marcan los momentos importantes para la vida del Colegio y también distinguen las diferentes etapas que traviesan los seniors durante el último año como alumnos de esta comunidad.

    Harvest


    harvestEs el día de acción de gracias. En esta ceremonia el SC recuerda a los peregrinos que llegaron a norteamérica y luego de un año de trabajo dieron gracias a Dios por los frutos recolectados. El acto se conmemora con un assembly que se lleva a cabo durante la temporada de otoño. En esta oportunidad, los alumnos hacen una entrega simbólica de alimentos no perecibles, que ellos mismos han reunido y que se destinan a instituciones de beneficencia. La celebración se lleva a cabo en el auditorio del Colegio cuyo escenario se decora con todos los productos recolectados.

    usa

    4th of July


    Con esta ceremonia el Colegio celebra la independencia de los Estados Unidos, país donde se encuentran los orígenes del SC. Los distintos niveles escolares organizan sus assemblies con cantos, bailes, trajes típicos y discursos relacionados con esta fecha.


    18 de Septiembre

    chile


    Esta fecha también se celebra con la solemnidad que corresponde. El profesorado elige distintos temas que aluden a los acontecimientos históricos que marcaron el proceso de independencia de Chile y se organizan ramadas y discursos que resaltan los valores patrios.


    Días del Colegio 


    logo_scEn octubre el Colegio celebra su aniversario cuya organización está a cargo del Student Council. Durante estos días las alianzas o houses desfilan por las canchas del SC en carros alegóricos, representando distintos temas elegidos por los alumnos.

     



    Ceremonias de los Seniors


    Tie Ceremony

     tie_ceremony
    Al comenzar el año escolar los cuartos medios están ansiosos por recibir la corbata que los distingue como los nuevos seniors, y por empezar a gozar de los privilegios que poseen como tales. Entre estas nuevas ventajas está el poder pasearse por todo el Colegio cantando la melodía “So we are seniors, seniors are we, singing together happy are we”, como una forma de demostrar su alegría por haber llegado al final de una etapa. 

    Asimismo y por su condición de seniors los alumnos pueden salir a almorzar fuera del Colegio y usar un polerón diseñado por ellos mismos que los identifica como miembros del seniors class. Sin embargo, todos estos privilegios conllevan una responsabilidad que los estudiantes no pueden olvidar. Esta consiste en que deben comportarse  a la altura de las circunstancias y demostrar que tanto la corbata que llevan puesta como el trato especial que reciben son fruto de años de respeto y fidelidad hacia los principios y valores que el Colegio inculca.

    Ring & Medal Ceremony


    En noviembre el Colegio hace entrega a sus seniors de los anillos y medallas. Estas últimas fueron incorporadas en 1980, año en que ingresó la primera promoción de hombres del SC.

    Estos distintivos aluden al ciclo de la vida escolar, como una etapa vital que determinará el futuro de los estudiantes. Los anillos y medallas llevan el cuño del Colegio, que presenta una mujer laureada junto al lema “La educación ennoblece”. Éstos simbolizan el compromiso que los alumnos adquieren con el Colegio y los distingue a donde quiera que vayan, como miembros del Santiago College.


    Alumni Supper


    A fines de noviembre o principios de diciembre, el Alumni Association recibe oficialmente al senior class de ese año como los nuevos miembros de su institución.

    Esta ceremonia se celebra anualmente con una comida en los jardines del Colegio y a ella asisten ex alumnos de todas las promociones. En esta ocasión llegan a reencontrarse generaciones de ex alumnos que celebran veinticinco, cuarenta e incluso cincuenta o más años desde su graduación.

    En esta ceremonia se hace entrega del premio “English Award”, instaurado por Graciela Balbontín de Bravo, de la clase de 1931, con el cual se distingue al alumno que ha obtenido el promedio más alto de notas, en los últimos cuatro años, en la asignatura de Inglés. El premio consiste en una medalla de oro que es entregada por el presidente (a) del Alumni Association.

     

    Last Chapel


    Es la celebración que llega más profundamente al corazón de los alumnos. Se denomina Last Chapel, debido a que es la última ceremonia religiosa que participan los seniors, y tiene sus fundamentos en la vida espiritual del SC. En el pasado, los alumnos asistían durante todo el año a una serie de assemblies o chapels, en que se leía un trozo de la Biblia y el director (a) se refería a un tema central desde el punto de vista espiritual. Además, se cantaban hermosos himnos religiosos y se entonaban villancicos para crear un ambiente de preparación para celebrar el nacimiento de Cristo.
    last_chapel

     

    El Last Chapel consiste en una despedida que el Colegio brinda a sus seniors, que se caracteriza por un profundo contenido espiritual y donde se encuentran representadas las tres religiones que se imparten: católica, protestante y judía. A ella asisten los padres y apoderados de los cuartos medios, profesores y alumnos de tercero medio.

    Tradicionalmente, los seniors entran cantando Father Almighty, revestidos con el cap and gown. Luego, los alumnos de primero básico entregan un bouquet de flores a las mujeres y banderines del Colegio a los hombres, mientras se interpreta a canción “The sweetest Flower”. Este momento pone énfasis en la circularidad y continuidad de las nuevas generaciones que reemplazan a las salientes.

     

    Junior senior Picnic


    Una vez finalizado el Last Chapel los juniors invitan a los seniors a un picnic que se realiza en un lugar al aire libre, donde disfrutan de una tarde de piscina en compañía de sus profesores jefe. Como recuerdo de ese día, cada seniors recibe un pequeño regalo de su junior (el alumno de tercero medio quien ha sido elegido por motivo de afinidad o parentesco).

     

    Senior Breakfast


    En la mañana del día del Commencement los seniors toman desayuno con sus profesores jefe en el comedor del Colegio. La tradición de esta convivencia se remonta a la época en que el SC tenía internado; esa mañana era el último día en que las internas compartían el desayuno antes de la graduación. Hasta hoy se lee el Salmo 23 “El señor es mi pastor, nada me habrá de faltar”; luego, en un ambiente distendido, tanto profesores jefe como seniors dicen algunas breves palabras en relación al tiempo compartido.

     

    Commencement

    commencementEsta palabra significa el término de una etapa, pero, al mismo tiempo, el comienzo de una nueva vida. Tradicionalmente, se invita a alguien especial para que dedique un discurso a los seniors, que siempre es una persona destacada, ya sea el rector de una universidad, un embajador, una autoridad religiosa o un miembro distinguido de la comunidad nacional.Este acto solemne se realiza en el rose garden del Colegio, donde todo está dispuesto para recibir a los familiares y amigos de los seniors.

    El Commencement se inicia con la entrada de los seniors revestidos con el cap and gown, escoltados por los junios que llevan el “evergreen chain”. Esta cadena está elaborada con pino natural y representa el devenir de las nuevas generaciones. En años anteriores, el orfeón de Carabineros tocaba la marcha Pompa y Circunstancia, como música de fondo, pero en la actualidad es la orquesta del Colegio la que la interpreta.

    Durante esta ceremonia se otorgan las siete distinciones que el Colegio solo entrega al término de la vida escolar. Entre estos premios, el más significativo de ellos es el Finer Humankind Award, seguido por el Valedictorian Award, Salutatorian Award, Sportsmanship Award, Creativity Award y el ECIS Award.

     

    Junior Prom


    Una vez terminada la ceremonia de Commencement los juniors asisten al denominado Junior Prom. Las alumnas visten el traje blanco, con el que escoltaron a los seniors, y los alumnos, por su parte, llevan el uniforme oficial. El comedor se arregla con flores y globos y los juniors celebran felices el estar cerca de la meta: senior class.

    En los últimos años, este encuentro se ha realizado en el comedor del Colegio.

     

     

    Senior Ball


    Es la última fiesta a la cual asiste toda la promoción de egresados, en compaña de sus padres y apoderados. Para este baile las mujeres van con vestidos de fiesta y los hombres de traje. Usualmente se realiza en un establecimiento grande, que pueda acoger a un número elevado de personas. Para que el evento sea una gran ocasión se presta especial atención en la decoración del lugar y en la música. El baile es organizado por los apoderados y son invitados los profesores jefe de cada curso y el director (a) del Colegio.

    La fiesta comienza con un coctel y al final de éste los padres bailan con sus hijas (os) un vals. Luego se retiran, junto con los otros invitados, antes de que empiece la comida. Más tarde se inicia el baile que dura hasta la madrugada y termina en un rico desayuno.

    El senior ball es la última oportunidad que tiene toda la promoción de compartir y despedirse de la vida escolar.

     

     
  • Finer Humankind Award

    Es la máxima distinción que el Santiago College confiere a sus graduados. El Finer Humankind Award, fue instituido en 1925 y simboliza un conjunto de valores que los alumnos han aprehendido durante su vida escolar: tolerancia, alegría de vivir, responsabilidad, honradez, cortesía, liderazgo, solidaridad y alto compromiso académico.

    Todos los seniors al llegar a su último año deben haber logrado estos valores. Como en la práctica es imposible entregarles a todos esta distinción, el elegido simboliza estos ideales y representa a toda su promoción.

    Ganador 2016

     SEBASTIAN MORALES
     Sebastián Morales

    Valedictorian Award


    Es la distinción que otorga el Santiago College al alumno(a) que haya obtenido el promedio de notas más alto durante los últimos cuatro años de estudio.

    Ganadores 2016

     RODRIGO SUSAETA FRANCISCA VINUELA
     Rodrigo Susaeta Francisca Viñuela


    Salutatorian Award


    Es la distinción que otorga el Santiago College al alumno(a) que haya obtenido el segundo promedio de notas más alto durante Enseñanza Media.

    Ganador 2016

     ARTURO SAFFIE
     Arturo Saffie

    Sportsmanship Award


    Este galardón tiene como objetivo distinguir a aquel alumno(a) que, sin ser necesariamente el mejor atleta, encarna el espíritu deportivo en su más amplio sentido: aquel que supo perder con honor, ganar con modestia y contribuir a la superación de su equipo dando lo mejor de sí en cuanto a esfuerzo y apoyo a los demás. Este premio fue instituido en el año 1976 y el galardonado es elegido por el departamento de Educación Física.

    Ganadores 2016

     DANIELA EBNER PABLO DABOVICH
     Daniela Ebner Pablo Dabovich


    Elizabeth Mason - Mary Swaney Award (Creativity Award)


    Esta distinción la entrega el Alumni Association desde 1992. El galardón consiste en una medalla de oro, la cual premia al alumno destacado por su creatividad. La distinción fue instituida en conmemoración  a los cien años del natalicio de Mary Swaney y Elizabeth Mason. El presidente del Alumni entrega la medalla en la ceremonia de Commencement, según lo establecido en el estatuto. 

    Ganador 2016

     DIEGO DE VIDTS
     Diego de Vits


    International Understanding Award (ECIS)


    En el commencement del año 1992 se entregó por primera vez la distinción llamada Award for  International Understanding, otorgada por el European Counil of International Schools. El objetivo de este premio consiste en reconocer a aquellos seniors que mejor representen los principios de un ciudadano internacional y que tengan una clara perspectiva de la necesidad de cooperación entre personas de diferente origen.

    Mrs. Elizabeth Fox, ex directora del SC, quien instituyó este galardón, lo definió así: “Este Award es entregado a un alumno o alumna que sea un buen representante de su país, con una actitud positiva hacia la vida y cultura de otros, capaz de comunicarse al menos en dos idiomas. Debe ser una fuerza colaboradora para integrar en una comunidad a personas diferentes entre sí, a favor de un mejor entendimiento internacional".

    Ganador 2016

     SOFIA CORREA
     Sofía Correa






    COMMENCEMENT AWARDS 2015

    Finer Humankind Award
    Valedictorian Award Salutatorian Award Sportsmanship Award Sportsmanship Award Creativity Award ECIS Award

    Felipe Caso de Diego
     
    Macarena Viñuela Morales

    Gabriela Delgado de Vidts
     

    Fernanda Villagrán 
     

    Martín Cañas Prieto
     
    Eloysa Zelada Cisneros
     
    Gabriela Delgado de Vidts

  •