Acceso Familia /
Family Access

Acceso Usuarios

Para acceder utilice su eMail y Contraseña, si aún no tiene su clave de acceso solicítela en el siguiente link: Solicitud de contraseña

  • nuevo slide1
  • nuevo slide2
  • nuev slide3

Famosa en su generación por su espíritu inquieto, que en reiteradas ocasiones la llevó a tener más de una discusión cuando se trataba de defender sus ideales; por su constante batalla contra el “patriarcado”; y por liderar la lucha feminista en su promoción, June García Ardiles, class 2014, acaba de dar el primer paso de esta gran cruzada. Recientemente, -junto a su amiga Josefa Araos- lanzó su primer libro: Tan linda y tan solita, que trata el tema del feminismo desde una perspectiva cotidiana a través de su personaje Julieta, que representa a muchas mujeres que día a día se ven enfrentadas al machismo de la sociedad chilena.

June García está cursando su tercer año de Derecho en la Universidad de Chile, pero -según dice- una de sus grandes pasiones es la escritura, por lo que pretende seguir dedicando parte importante de su tiempo al género literario. Hoy, habla de su primera experiencia como escritora y sobre la importancia –en su opinión- de que las futuras generaciones tengan la inquietud de aportar con su tiempo y sus conocimientos para lograr transformaciones sustanciales en la sociedad.

¿Qué fue lo que te llevó a escribir este libro?

Con mi amiga, Josefa, la coautora del libro, trabajamos el tema del feminismo en distintos lugares y compartimos un diagnóstico común acerca del estado de conocimiento de la gente en general acerca del feminismo. Veíamos que las personas no entendían realmente a lo que nos referíamos, cuáles eran nuestras luchas, qué queremos lograr y como para nosotras la lucha feminista es algo importantísimo en el Chile de hoy, quisimos crear un libro que transmita conocimientos básicos clave: conceptos, resolver preguntas frecuentes, debatir sentidos comunes y dar a conocer cuáles son las injusticias que vivimos las mujeres a través de la historia de Julieta que es la protagonista de la historia. En concreto lo que me llevó a escribir este libro son las ganas que tengo de que este mundo cambie para mejor, que se transforme en un lugar donde las mujeres podamos vivir dignas, libres y felices.

¿Qué tipo de experiencias son las que más te han marcado y te han hecho sentir en desventaja frente al género masculino por el hecho de ser mujer?

Son muchísimas la verdad y no me gusta el rol de víctima, pero sí creo que es importante que las mujeres nos demos cuenta que somos víctimas de un sistema de opresión tremendo, como lo es el patriarcado, para poder avanzar hacia los cambios. Yo creo que las experiencias que más me han marcado han sucedido en mis años universitarios, primero estudiando derecho que es una carrera aún súper masculinizada, donde la academia está repleta de hombres y rara vez una puede tener como referentes a mujeres, es muy frecuente que los profesores te consideren menos. Y también en el mundo de la política, donde tengo un trabajo constante, es un espacio bastante machista, es más fácil que te hagan caso si hablas fuerte y duro, te subestiman por tu “emocionalidad” y miles de otras prácticas con las que hay que luchar día a día.

¿Cómo fue la experiencia de haber escrito este libro?

Fue maravillosa. A mí siempre me ha gustado muchísimo escribir, en segundo medio hice mi proyecto personal que fue una novela, en cuarto medio gané el concurso “SC en 100 palabras”, es algo que me llena y me motiva. Escribir sobre feminismo fue muy desafiante, pero nunca pasó a ser tortuoso o algo por el estilo, solo que muchas veces perdía el objetivo y me ponía a escribir cosas muy complicadas, que la gente que no está relacionada con el tema en ningún caso podría haber entendido. Escribir este libro fue reconectarme con la June de 15 años que se estaba recién adentrando en el mundo feminista.

¿Piensas seguir dedicándote a esto? ¿Tienes ganas de escribir sobre otro tema en el futuro?

Me encantaría seguir dedicándome a esto (ser escritora me parece mucho más emocionante que ser abogada) y tengo muchas ideas en mente sobre las cuales escribir, la vida da mucho material.

¿El hecho de ser exalumna del Santiago College significó alguna ventaja o beneficio para ti durante el proceso de elaboración del libro?

Por supuesto, mis primeros trabajos literarios los realicé en el colegio, además de toda la experiencia artística que adquirí ahí. El Santiago College logró inculcarme no solo una admiración hacia las ciencias y la historia, sino que también aprendí a valorar las artes. Tuve una formación tan integral que me ha servido infinito desde que egresé, desde técnicas de investigación, conocer a diversos autores hasta reflexionar de manera crítica sobre lo que sucede en el mundo.

¿Qué es lo que más destacas del SC, en cuanto a la formación académica y valórica?

Destaco muchísimo que sea un establecimiento educacional laico, sin imposiciones de creencias, pero con respeto hacia las distintas religiones. También me parece relevante mencionar la importancia que se le dan a las artes, yo estuve desde 6to básico en Teatro y fue algo que realmente me marcó. Pero por sobre todo, lo más digno de destacar del SC, son sus profesores y profesoras, docentes ejemplares que aman su trabajo y más que enseñar, educan.

¿Cómo exalumna del Santiago College, qué consejo darías a las generaciones que están por egresar del colegio?

No se queden en su privilegio. Es bien fácil estar en un buen colegio, entrar a la universidad, sacar la carrera, tener un trabajo agradable, viajar y vivir cómodamente. Lo difícil es darte cuenta que la vida no es linda para todos y que ir a hacer mediaguas o donar plata a alguna fundación puede ser una gran contribución, pero que no basta con eso, porque lo que hay que hacer es mucho más grande, trata de una transformación gigante al sistema en el que vivimos. Lo difícil es saber que si simplemente te quedas tranquilamente en tu realidad, solo perpetúan un sistema lleno de injusticias y que saliendo de ese lugar tal vez las cosas no cambien tanto, pero por lo menos estarás haciendo algo real, que en algún futuro contribuirá a la construcción de un mundo digno para todos y todas.