Acceso Familia /
Family Access

Acceso

Para acceder utilice su eMail y Contraseña, si aún no tiene su clave de acceso solicítela en el siguiente link: Solicitud de contraseña

  • Slider4 1
  • Slider4 2
  • Slider4 3
  • Slider4 4
  • Slider4 5
  • Slider4 6
  • Slider4 8
  • Slider4 9
  • Slider4 10
  • Slider4 11
  • Slider4 12
  • banner 13

User Rating: 5 / 5

Profesores de nuestro colegio realizaron cursos online que imparte la Universidad de Harvard, los cuales entregan metodologías y rutinas de trabajo en el aula, con el fin de fomentar el pensamiento crítico en los estudiantes y lograr que éstos sean partícipes de su aprendizaje.

¿Cómo sé que mis alumnos están aprendiendo? Esta es una pregunta clave que deben hacerse los educadores a la hora de realizar una clase. Hoy en día, los métodos educativos se han movido de su antiguo foco que estaba puesto en el aprendizaje mecánico (por memorización o repetición), hacia metodologías que buscan estimular al alumno a analizar y conectar la información, de manera de generar conexiones mentales que conduzcan al razonamiento. Es por este motivo, que ya no basta con que el profesor posea amplios conocimientos de una materia, sino que también debe tener habilidades y técnicas para lograr que los estudiantes realmente aprendan lo que se les está enseñando.

¿Cómo hacerlo? 

En el marco del plan estratégico del Santiago College y en línea con el currículum del Bachillerato Internacional, se ha establecido que uno de los principales puntos de atención para entregar una educación de calidad esté puesto en los profesores. Es así como, cada año nuestro colegio destina recursos para perfeccionar a sus docentes en nuevas prácticas educativas que favorezcan la calidad del aprendizaje dentro del aula.

Durante los tres primeros meses de este año, alrededor de 30 profesores de distintas áreas del SC realizaron cursos online de Project Zero que imparte la Universidad de Harvard. Project Zero es un programa que se nutre de las potencialidades del ser humano: inteligencia, comprensión, pensamiento, creatividad, pensamiento transdisciplinario e intercultural y ética, y que explora formas sostenibles de apoyarlas en múltiples y diversos contextos, basándose siempre en un aprendizaje que fusiona la teoría con la práctica. “El objetivo es fomentar el pensamiento crítico en los niños, desarrollar hábitos de trabajo que conduzcan al razonamiento y poner en práctica nuevas metodologías para realizar una clase. En definitiva, lo que se busca es que los alumnos aprendan la materia en forma efectiva y que sean agentes de su propio aprendizaje”, recalcó la Coordinadora Académica del Santiago College, Claudia Rose.

Por su parte, otro aspecto positivo que tienen estos cursos de Project Zero es que promueven el trabajo grupal. “Esto es muy interesante, ya que genera una interacción entre profesores de diferentes niveles que tienen algo en común -por ejemplo, si son de la misma asignatura, del mismo school o si trabajan en algún proyecto-, lo que les permite nutrirse de otras opiniones o visiones con respecto a la experiencia en clases, ya sea dentro de su mismo grupo o con profesores de otros países, que también realizaron estos cursos online”, manifestó Rose.

Los cursos de Project Zero

Project Zero ofrece diferentes cursos que tienen una duración de alrededor de doce semanas, con un trabajo de cuatro a seis hora semanales. Los grupos de profesores de nuestro colegio trabajaron en tres temáticas diferentes durante estos meses: Creating Cultures of Thinking, Thinking and Learning in a Maker-Centered Classroom y Making Learning Visible.

Creating Cultures of Thinking,  consiste en promover un pensamiento colectivo en la sala de clases que propicie el aprendizaje. Tiene que ver con aspectos anexos al contenido. Es decir, diferentes formas que puedan crear una cultura de pensamiento en el aula, que predispongan al alumno a conectarse de mejor manera con la materia.

Este proyecto enfoca la atención de los profesores en ocho fuerzas culturales que deben estar presentes en cada situación de aprendizaje grupal: idioma, tiempo, entorno, oportunidades, rutinas, modelos, interacciones y expectativas. “Por ejemplo, el lenguaje, la forma cómo el profesor habla a los alumnos, es determinante para el aprendizaje. Es diferente decir: ‘la tarea de hoy es’ a ‘el aprendizaje de hoy se trata de”, señaló la Coordinadora Académica. La identidad -en tanto- es otra de las fuerzas culturales donde el profesor se incluye en el aprendizaje, de manera de generar comunidad. Por ejemplo, hablar de “nosotros vamos a aprender”, en vez de “ustedes van a hacer”. “En el caso de estar haciendo una clase de Ciencias Sociales, yo puedo poner a los alumnos en el papel y hablarles ‘ustedes como historiadores’, con el fin de conectarlos con la importancia que tendrá en su futuro lo que hoy están aprendiendo”, recalcó Rose.

Thinking and Learning in a Maker-Centered Classroom ofrece oportunidades para aprender sobre nuevas herramientas y tecnologías, pero más que eso, fomenta el desarrollo de habilidades del pensamiento, tales como: adaptabilidad, pensamiento colaborativo, toma de riesgo y otras características que son fundamentales para desenvolverse en un mundo complejo como el de hoy. Aprender supone adquirir información, retenerla, interpretarla y ser capaz de aplicarla cuando sea necesario. Para esto último, se necesita emplear conocimientos y habilidades, las cuales pueden ser adquiridas a través de este curso que fomenta el trabajo práctico y colaborativo como forma complementaria para aplicar lo aprendido. “En definitiva, enseñar a los niños a ser diseñadores y partícipes de su propio aprendizaje. Que logren organizarse, definir roles y tareas para poder realizar una investigación o desarrollar un proyecto aplicando todos sus conocimientos”, señaló la profesora de cuarto básico, Macarena Rojas. 

Finalmente, Making Learning Visible enseña al educador a documentar el aprendizaje en la sala de clases. De acuerdo a lo señalado por la coordinadora  de Matemáticas de Lower School, Claudia Herrera, la idea es lograr plasmar todo lo que va aprendiendo cada alumno, desde el inicio hasta el objetivo final, de modo de observar la percepción de cada estudiante con respecto a la materia, sus sentimientos, la forma cómo va comprendiendo lo que se le está enseñando, entre otras. Para ello, existen rutinas de pensamiento al interior de la sala de clases que facilitan el pensamiento crítico, tales como: I see, I think, I wonder, que busca que el niño reflexione sobre lo aprendido;  Circule of view points, donde los alumnos toman diferentes posturas sobre un tema y las defienden, entre otras. En resumen, este curso pretende instruir al profesor para enseñar a los niños a pensar en forma crítica.

Como señalábamos al principio, actualmente la forma de aprender ha cambiado. Se ha vuelto más dinámica y colaborativa, en donde el profesor tiene un rol más de mediador que de ente exclusivo de conocimiento, como era antiguamente cuando la clase era unidireccional. Es por esto que es importante instruir a nuestros docentes para que estén al tanto de las nuevas técnicas y metodologías de aprendizaje de hoy, de manera de entregar una educación de vanguardia, tal como lo establece el proyecto educativo de nuestro colegio.